Quienes Somos

Adisga es una asociación sin ánimo de lucro que lucha por el reconocimiento y plena integración  de las personas con discapacidad intelectual dentro de la sociedad gavanense. La entidad fue fundada en el año 1995 por cuatro madres, amas de casa, Enriqueta, Josefina, Carmen y Amparo. El objetivo principal de estas madres era crear un espacio donde sus hijos pudiesen tener la posibilidad de establecer relaciones entre sus iguales, a través del entretenimiento y el ocio.

Adisga ha querido responder a la demanda de los jóvenes y adultos con discapacidad intelectual y a sus familias, en cuanto al aislamiento social en el que se encuentra este colectivo.

Por tanto, la asociación quiere garantizar los derechos culturales, el derecho al tiempo libre de calidad, el derecho a la inclusión social y el derecho a una vida digna de este colectivo en riesgo social.

La asociación quiere garantizar los derechos culturales, el derecho al tiempo libre de calidad, el derecho a la inclusión social y el derecho a una vida digna de este colectivo en riesgo social.

La asociación trabaja con un equipo de voluntarios de diferentes edades y características personales, pero con una misma motivación, el querer ayudar y acompañar a este colectivo a integrarse dentro de la sociedad a la que pertenecen a través del ocio y disfrutando de las posibilidades que ofrece su entorno más próximo

Ideología

La base ideológica de la entidad es trabajar para garantizar la participación activa de jóvenes y adultos con discapacidad intelectual a iniciativas culturales y de ocio, en contacto con la comunidad a la que pertenecen con todos los beneficios y aumento de la calidad de vida.

Pensamos que hay que compartir con la sociedad en general, la visión de que las diferentes capacidades de las personas no tendrían por qué afectar a su derecho a la diversión y cultura, ya que el hecho es, que estas capacidades se desarrollan dependiendo del entorno donde se desenvuelven, hechos corroborados por diferentes estudios pedagógicos y educativos de los últimos años, donde concluyen que el ser humano es un ser sociable por naturaleza, y necesita de la interrelación con su contexto para un pleno desarrollo integro de su persona.

Por tanto es de vital importancia para un buen desarrollo cognitivo, que las personas con diversidad funcional puedan desarrollar sus capacidades e interactuar con la sociedad a la que pertenecen con la potenciación de su autonomía y autodeterminación e inclusión social de dicho colectivo.